0

Flexibilidad laboral ¿el futuro de las empresas?

Con el auge de las nuevas tecnologías y los cambios en las dinámicas de trabajo, cada vez más empleados y empresas reclaman una mayor flexibilidad laboral. Muchas compañías consiguen ya mejores resultados optando por este modelo, pero todavía son muchas otras, especialmente en España, las que se niegan a renunciar a los encorsetados horarios laborales.

Entendemos por jornada flexible aquella que permite horarios no convencionales o el trabajo a distancia. Algunas maneras de implementar la flexibilidad laboral son los horarios de entrada y salida variables, la jornada intensiva, el trabajo a distancia, la semana laboral comprimida, la reducción del horario de la comida o la aplicación de una bolsa de horas, es decir, un cómputo de horas total que se puede redistribuir en función de las necesidades del trabajador o de la empresa. Muchas veces, este tipo de jornada también implica una reducción del total de horas trabajadas a la semana.

Beneficios de la flexibilidad laboral

Una de las ventajas principales de esta organización laboral es que, gracias a la reducción de horas y a la flexibilidad horaria, los trabajadores pueden conseguir una buena conciliación entre el trabajo y la vida personal.

Para la empresa, además, este modelo puede suponer un ahorro porque permite adaptar las condiciones de contratación a las necesidades del momento y, por lo tanto, asumir menos riesgos. El trabajo a distancia significa, también, una reducción de costes de infraestructura en la empresa, que puede abrir durante menos horas o usar un espacio más reducido.

Más horas de trabajo no son sinónimo de más productividad, al contrario de lo que muchos directivos han creído y creen. Por eso, invertir en horas extra de un trabajador puede no ser una buena inversión, ya que la productividad del empleado disminuye cuanto más larga es su jornada y, por lo tanto, el retorno no siempre es el esperado.

En general, la flexibilidad laboral mejora la satisfacción de los empleados y esto se traduce más motivación y en un clima laboral positivo. Los trabajadores se sienten valorados y aprecian más su puesto de trabajo, por eso, este sistema ayuda a retener el talento en la empresa, sobre todo de los milenials. De hecho, un estudio de la UK’s Advisory, Conciliation and Arbitration Service (ACAS) afirma que el 75% de ellos aceptarían un sueldo inferior a cambio de estas condiciones de trabajo. La consultoría Deloitte también sostiene que el talento joven es más propenso a permanecer más de 5 años en un puesto de trabajo si ofrece este modelo.

Riesgos de la flexibilidad laboral

Sin embargo, muchas grandes compañías todavía son reticentes a implementar estos cambios contractuales, y es que ofrecer flexibilidad horaria también puede comportar desventajas. Por ejemplo, puede que haya trabajadores que no sean capaces de ofrecer la misma productividad en menos horas, que no rindan igual desde casa que en la oficina o que, incluso, que la obligación de trabajar en el mismo espacio el que desarrollan su vida personal debilite demasiado la línea que separa ambos terrenos y la situación les termine provocando frustración y estrés.

No obstante, se puede reducir el riesgo de caer en estas desventajas tomando las precauciones pertinentes, como generar una buena comunicación entre empresa y trabajador manteniendo a ambas partes bien informadas, establecer un modelo de flexibilidad claro e igualitario para todos los trabajadores y crear un fuerte soporte en la red para evitar sentimientos como el aislamiento o la desvinculación con la empresa.

Bill Gates, fundador de Microsoft, dijo que “las compañías que den más flexibilidad a sus trabajadores tendrán ventaja sobre sus competidores”, y es probable que su predicción se esté cumpliendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *