0

¿Por qué externalizar el proceso de selección?

Contar con el mejor talento en plantilla es el objetivo de cualquier empresa. Por eso, cada vez más compañías deciden externalizar el proceso de selección para conseguir reclutar a los mejores profesionales.

El outsourcing de reclutamiento consiste en subcontratar a una empresa externa los servicios de recursos humanos para la selección de personal. Esta es una tendencia en crecimiento, y puede ser adecuada tanto para las grandes compañías como para las pequeñas y medianas empresas. Para valorar si es oportuno o no externalizar el proceso de selección, a continuación, te presentamos las ventajas e inconvenientes de tomar esta decisión.

Ventajas de externalizar el proceso de selección

  1. Reducción del tiempo de contratación: con el outsourcing de reclutamiento se ahorra tiempo en el proceso, ya que se deja en manos de un equipo con experiencia en este tipo de tareas y, en ocasiones, especializado en el sector. Además, muchas agencias cuentan con una cartera activa de candidatos.
  2. No se pierden activos en la empresa: los empleados de recursos humanos de la empresa pueden seguir dedicando su tiempo a otras necesidades como la gestión de nóminas, altas y bajas, etc.

  3. Mejora la calidad de los candidatos:  la experiencia, las técnicas de búsqueda avanzada y las horas dedicadas al networking de los especialistas subcontratados permite mejorar las probabilidades de reclutar personal cualificado.

  4. Ahorro de costes: la reducción del tiempo de contratación y el reclutamiento de personal cualificado suponen una reducción de gastos a corto y largo plazo.

  5. Asesoramiento laboral: gracias a su experiencia, un equipo de selección externo puede ayudar a definir la estrategia y los aspectos clave del proceso de selección.

Desventajas de externalizar el proceso de selección

  1. Dependencia externa: subcontratar el proceso de selección elimina la oportunidad de generar experiencia dentro de la empresa en relación con el reclutamiento, por lo que puede causar una sensación de dependencia.
  2. No encajar las pretensiones: el equipo subcontratado puede no entrar en sintonía con la filosofía, valores o intenciones de la empresa, por lo que puede que no se consiga contratar al personal cualificado que se esperaba.
  3. Confianza en el servicio contratado: para que la experiencia fluya de manera satisfactoria, la empresa debe ser capaz de confiar en los profesionales del reclutamiento y en su método de trabajo.

Consejos para externalizar el proceso de selección

  • Establecer una buena comunicación entre la empresa subcontratadora y el equipo de reclutamiento, para que la estrategia elaborada coincida con los objetivos marcados.
  • Tomarse tiempo para buscar y comparar entre empresas de selección de personal. Es importante informarse sobre el servicio que queremos contratar: su consolidación, con quién ha trabajado, etc.
  • Valorar las diferentes posibilidades en los servicios a contratar y elegir el plan que mejor puede satisfacer las necesidades de la empresa.
  • Mantener el equilibrio entre la implicación en el proceso y la confianza en el equipo elegido para externalizar el proceso de selección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *